Desde el día que firmaron su contrato de boda (allá por Noviembre del 2018) para casarse el 5 de Septiembre del 2020 en el hotel Etxegana de Zeanuri, mi conexión con Gaizka y Selene ha sido muy especial. Aunque seguro que ha ayudado enormemente el hecho de que Gaizka «militó» en nuestras filas durante unas cuantas temporadas como DJ de Boda.

 

Los tres arrancamos una conversación «normal», que pronto comienza a coger tintes de desasosiego. Toda esa emoción y alegría que vivíamos juntos cuando nos vimos para cerrar la fecha de su boda, ha dado paso a días grises de preocupación que empeoran cada día de confinamiento. ¡Quién lo hubiese imaginado!

 

«Al principio todos los familiares y amigos nos animaban y nos decían que esto pasaría pronto, pero ahora nos dicen que la cosa está fea y que habrá que ir viendo… cada día recibimos mensajes preguntando si seguimos con la boda adelante. Antes todo era positivismo y ahora nos dicen que lo empiezan a ver peligrar» comenta Selene durante la conversación.

 

Lo cierto es que incluso yo mismo he cambiado la perspectiva que os explicaba en este post tras haber escuchado a la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, decir el pasado 17 de Abril que la desescalada de los sectores productivos de la cultura, el turismo y el ocio «se extenderá hasta final de año». Aquel día una única idea me rondaba la cabeza; «tengo que prepararme para no ingresar ni un puñetero euro hasta que se reactiven las bodas«.

 

«Ahora mismo hemos pasado a una fase de incertidumbre, miedo… nadie nos dice nada. Estamos con miedo porque de aquí a Septiembre no lo vemos nada claro. Tampoco sabremos si habrá restricciones de aforo para bodas» comenta Gaizka. Y es que se podría decir, que el mundo nupcial ha quedado completa y absolutamente olvidado por el gobierno central y el autonómico. Ya que, aunque me he afanado en buscar información sobre la cancelación de bodas proveniente del gobierno vasco, no he sido capaz de encontrar absolutamente nada. Los profesionales del sector, al igual que las parejas con las que he tenido oportunidad de hablar, nos sentimos completamente abandonados por las instituciones. Nos enfrentamos a largos meses en los que no veremos entrar ni un sólo euro a nuestras cuentas… recibiendo una prestación que no llega a los 800€. «Nos hubiese gustado recibir más información, sobre todo sobre los restaurantes de bodas… porque no son claros con este tema y estamos muy preocupados» afirma Selene con tono abatido.

 

«Respecto al trabajo, hasta hace nada no nos habíamos visto afectados. Selene trabaja en una farmacia, así que imagínate, ¡no paran! Pero yo trabajo en la industria, y nosotros mismos vemos que hay mucho menos movimiento, no entran pedidos como antes y mi empresa acaba de iniciar un proceso de ERTE… así que seguramente a partir de hoy si que me vea afectado Alex» me dice Gaizka con un tono de preocupación aparente.

 

Y es que esta es otra de mis grandes preocupaciones sobre lo que nos espera en las bodas del 2021. No sólo las bodas no serán igual por las restricciones, no serán igual por la situación socioeconómica de las parejas y los invitados. ¿Cuánto afectará? Está por ver, pero creo que como avisan los expertos… va a ser demoledor.

 

«Cada uno en casa tiene su situación, tiene sus miedos, preocupaciones…» arranca Gaizka, mientras Selene añade: «hay personas que tienen enfermedades crónicas y sienten mucho respeto a estar con más gente en una situación como es una boda; donde hay besos, abrazos, vamos… lo normal en una boda Y es que, como bien nos están venga a repetir desde el gobierno, «la nueva normalidad» parece que va a cambiarlo todo. «Nos preocupan mucho las restricciones y nos planteamos seriamente dejarlo para más adelante, aplazar la boda. Queremos que estén todos a los que queremos y que puedan besarse y abrazarse como antes. Y no estar pendientes de lo que podemos o no poder hacer.» zanja Selene mientras un cabeceo afirmante de Gaizka muestra su conformidad.

 

¿Qué harán los fotógrafos de boda? Aquellos y aquellas que brindaban su trabajo y talento capturando emociones… congelando un abrazo, un beso, una caricia para la eternidad.

 

Por no hablar de los viajes de novios, «íbamos a ir a Kenia y Zanzibar pero desde NOMA Bidaiak, Natalia ya nos ha comentado que va a estar muy complicado volar» comenta Gaizka.

 

«Estamos en la situación de buscar un plan B para la boda, como la mayoría de gente, con la problemática de coincidir con todos los proveedores que contratamos desde el año 2018. Estamos atados de pies y manos para haceros coincidir a todos. Al fin y al cabo, os elegimos porque creemos que sois los mejores, ¡y os queremos a todos allí!» dice Selene mientras me emociono escuchando algo tan auténtico y cercano. «De tener todo organizado, a volver a empezar de 0, casi casi como el primer día que nos pusimos a organizar la boda. De repente tenemos un agobio y un estrés tremendo para cuadrar con todos los proveedores de boda Comentan ambos justo antes de acabar nuestra conversación indicando que, «intentamos mantener la ilusión y las ganas». Janire Pérez, maquilladora de bodas y la elección de Selene para su gran día, comenta, «En mi caso, estoy dando todas las facilidades a las parejas para cambiar de día, pero está suponiendo un verdadero quebradero de cabeza». Y es que hoy por hoy la triste realidad es que, los profesionales de bodas, atendemos mas (muchos más) emails de aplazamientos que de solicitudes de presupuesto… que sería lo normal por estas fechas.

 

Acabo la conversación con Gaizka y Selene con las pilas cargadas, no abatido, ni mucho menos. Por mi mente fluyen los ecos de sus palabras y quiero luchar, luchar para que tú, como ellos, disfrutéis de un puñetero bodón cuando todo esto pase.

 

¡Ánimo! ¡Ánimo! Pronto, volveremos a bailar.

 

Un abrazo,

 

Alex Muñoz DJ.